Luna Nueva de Virgo

En esta conferencia, introduzco las principales claves de la Luna Nueva de Virgo, que se activó el día 16/9/12 a las 4:12h (hora española), a 23,37 grados de este signo.

Virgo es el signo del servicio y por lo tanto nos tocará ofrecer nuestra aportación voluntaria allí donde sea requerida. A continuación encontrareis las principales claves para cada uno de los signos del zodíaco clicando en Nueva Luna de Virgo.

Las fuerzas angélicas que rigen esta
lunación son la número 35 Chavakiah (físico), que nos hablará de reconciliación. Y la número 30 Omael (emotivo), que nos brinda una nueva oportunidad para ser fecundos.

 35.- CHAVAKIAH (Dios que da la alegría)

    Lo que puede obtenerse de CHAVAKIAH:

1.- Congraciarse con los que uno ha ofendido.
2.- El partazgo amistoso de testamentos entre miembros de una familia.
3.- Mantener la paz y la armonía en las familias.
4.- Favorece la comprensión entre padres e hijos
5.- Evitar caer en la tentación de provocar la discordia.

    CHAVAKIAH es el tercero del coro de Potencias y se ocupa en Gueburah de los asuntos relacionados con Hesed; sitúa en nuestra morada filosofal 35 la esencia llamada Reconciliación.

Es una fuerza que nos permite reconsiderar unos impulsos que habíamos arrojado al infierno del subconsciente. Cuando emerge en nosotros un impulso procedente de nuestro Yo Eterno, su destino final es el de hacernos vivir una experiencia que nos enriquecerá. Si ese impulso encuentra mucha hostilidad en el entorno, se congela y va a parar al depósito sub-consciente donde almacenamos todo aquello que aparcamos en el curso de la vida. Esos impulsos abandonados antes de alcanzar su estadio final pueden llegar a formar en nosotros una auténtica montaña y constituyen un peso, que llevamos encima como si cargáramos con un gran saco.

El peso de los actos fallidos puede llegar a ser tan grande que nos veamos en la imposibilidad de avanzar. Entonces se hace necesario que vaciemos el saco, es decir, que vayamos sacando de dentro los impulsos aparcados y los pongamos en vías de ejecución para que reviertan a nuestro Yo Eterno las experiencias logradas en el mundo material. CHAVAKIAH es el encargado de situar en nosotros las energías especializadas para llevar a cabo esa reconsideración, energías llamadas aquí Reconciliación porque se trata realmente de conciliarse de nuevo con aquello con lo que habíamos roto, trátese de ideas abandonadas, de sentimientos en estado de suspenso o de tareas que habíamos dejado porque nos abrumaban. Cuando esta fuerza actúa en nosotros, los síntomas aparecen en nuestra vida bajo la forma de una reconciliación con determinadas personas o con un determinado aspecto de nuestro pasado. Aparecen en nuestra vida gentes de otras épocas, que encarnan al impulso abandonado, y surgen tareas relacionadas con el pasado y el futuro; con la proyección de ese pasado hacia nuestro futuro. Volvemos a recibir ofertas para hacer algo que dejamos de hacer desde mucho tiempo antes, etc.

    La relación de Gueburah con Hesed que encarna este genio es evidente, ya que Hesed somete a Gueburah a un auténtico bombardeo de impulsos emotivos para que Gueburah los escenifique, les de una forma emocional. Ya hemos tratado de todo esto en detalle en las lecciones de nuestro Tercer Curso de Astrología Cabalística, al hablar del sendero que une Hesed con Gueburah. Los impulsos fluyen del centro productor llamado Hesed/Júpiter y van a parar a Gueburah/Marte, que realiza aquí funciones de mujer, plasmándolos, dándoles una forma emotiva que servirá de molde a la forma física que luego tendrán cuando esos impulsos desemboquen en Malkuth, en nuestro mundo material. Si el Júpiter  natal del individuo es activo y aún super-activo, en el caso de que reciba aspectos disonantes, Marte no dará abasto y dejará de ejercer sus funciones formadoras, y es entonces cuando los impulsos se aparcarán en un depósito interno que, empleando la terminología de los psicoanalistas, podemos llamar el subconsciente. Si CHAVAKIAH no es activo en nosotros, puede que esos impulsos aparcados no salgan nunca, que dejemos esta tarea para otra vida y ocurrirá entonces que al volver a la existencia nos encontraremos con un sinfín de cosas por hacer y no tendremos tiempo para efectuar los trabajos propios de la nueva vida. Cuando esto sucede, podemos nacer con una Casa VI poblada de planetas y en Virgo, indicando que los primero que tenemos que hacer es sacarnos de encima lo pendiente. Si la persona se obstina en no hacerlo, las tareas inacabadas pesarán sobre su salud y será el ser que no puede avanzar porque está enfermo.

    Los nacidos en los días y en las horas de dominio de CHAVAKIAH serán pues los especialistas en reconciliaciones, primero para sus propias reconciliaciones, es decir, su vuelta al pasado para reactivar impulsos frustrados, y luego serán gente que podemos utilizar como mediadores para reconciliarnos con las personas a las que hayamos ofendido, ya que hacer el trabajo por fuera será señal de que lo estamos llevando a cabo por dentro. A nivel social, este individuo nos ayudará a reconciliarnos con ideas del pasado, con culturas de otras épocas, incorporando lo ancestral al presente y al futuro, puesto que también a nivel colectivo los pueblos aparcan ciertos impulsos que, en una época u otra, tienen que volver a considerarlos.

    Se  invoca  el  socorro  de  este  genio  para  entrar  en gracia con las personas a la que hemos ofendido y para ello hay que formular la demanda pronunciando el nombre del genio y citando a la persona. Conviene recitar la plegaria todos los días hasta haber obtenido la reconciliación, dice el programa. Con lo dicho queda explicado el porque de esta plegaria. Los ofendidos son la representación material del corte que hemos dado en nuestro interior al impulso dejado en suspenso, cortándose también la relación con quienes iban a ser co-protagonistas de la historia.

    Este genio domina sobre los testamentos, las sucesiones y todos los partazgos amistosos; mantiene la paz y la armonía en las familias, sigue diciendo el programa. El impulso olvidado o aparcado es algo que nos viene del pasado y al irrumpir en nuestro presente puede desestabilizarlo, de modo que nos sintamos impelidos a abandonar lo que estamos haciendo hoy para atender la fuerza del impulso viejo al reactualizarse. CHAVAKIAH, no sólo pone en nosotros la esencia que nos permitirá reconciliarnos con el pasado, sino que cuida de que ese impulso se inscriba armoniosamente en el presente y en el futuro. Se ocupa de que nuestra vida no se trastorne al aparecer ese espectro del pasado, tal vez de vidas anteriores. A esto se le llama mantener la paz y la armonía en las familias, ya que los diversos impulsos activos en nosotros forman una familia y cuando un miembro de esa familia aparece, procedente del pasado, puede arruinar la convivencia familiar, es decir la convivencia con los impulsos actuantes en un momento dado. Las nuevas generaciones de impulsos deben vivir en paz con el antepasado y esta dinámica interna se manifestará en la vida social como una aceptación de los mayores por parte de los jóvenes.

Nos encontramos en un periodo en el que lo viejo no tiene espacio en lo nuevo. En las casas de los matrimonios actuales no hay espacio para los abuelos y cada día abundan más las residencias de ancianos. Ello indica que no estamos preparados para acoger lo viejo que hay en nosotros y que carecemos de esa esencia destilada por CHAVAKIAH. El impulso viejo debe poder dejar algo a los impulsos nuevos y dominantes. Lleva consigo una herencia, o sea, un conjunto de experiencias que ese impulso va a realizar y que constituirán unos bienes que beneficiarán a los impulsos nuevos, facilitándoles el camino. Hay en esta dinámica una aceptación, por parte de los sucesores, de lo que les viene de su ancestralidad.

    A la persona nacida bajo esta influencia le gusta vivir en paz con todo el mundo, incluso a costa de sus intereses; se obliga a recompensar la fidelidad y los buenos cuidados de los que están a su servicio, termina el programa. La buena armonía entre las múltiples tendencias internas se manifiesta como un vivir en paz en el exterior. La paz será el objetivo supremo de esta persona. Siendo la reconciliación uno de sus trabajos primordiales, deberá cuidar de no incurrir en nuevas enemistades y cuidará las relaciones con su entorno a fin de que todo el mundo se sienta contento y satisfecho a su alrededor.

La contrapartida de CHAVAKIAH:

    El genio contrario causa la discordia en la familia; provoca procesos injustos y ruinosos, dice el programa. Esto sucede cuando los impulsos procedentes del pasado no se integran armoniosamente con los que se encuentran en trance de materialización en el presente. Esta dinámica se materializa en la vida real cuando se nos presenta de repente un familiar que no ha anunciado su visita y nos encontramos con que la casa está desordenada y con que no disponemos de una habitación para acogerle. Nos sentimos incómodos y estalla la discordia con ese familiar.

El proceso interno es justo cuando las nuevas y las viejas tendencias se integran armoniosamente. Cuando esa armonía no existe, aparece lo injusto, ya que perteneciendo la vieja tendencia a nuestro historial, es injusto que la rechacemos. Lo injusto aparecerá pues en nuestra vida para que nos demos cuenta del proceso interno que estamos viviendo. La no integración de los viejos impulsos en los nuevos provocará nuestra ruina moral, porque nada hay tan ruin como rechazar lo viejo, desentendernos de ello porque vivimos de otra manera, ya que aquello forma parte de nosotros y esa discordia existencial entorpecerá nuestro avance y la ruina moral se exteriorizará dando lugar a una ruina material, no pudiendo existir ésta sin aquella. Por ello uno de los Mandamientos nos exhorta a honrar a nuestros padres, porque si no honramos a nuestro propio pasado, pronto el contexto de nuestra vida se desmoronará y acabaremos en la pura ruina.


30.- OMAEL (Dios Paciente)

Lo que puede obtenerse de OMAEL:

1.- Paciencia en los avatares y miserias de la vida.
2.- Fecundidad en las parejas y normalidad en los partos.
3.- La venida al mundo de un alma noble a través de la generación.
4.- Éxito en los estudios de ciencias, medicina, cirugía y química.
5.- Actúa contra la tentación de oponerse a la propagación de los seres.

OMAEL es el sexto del coro de Dominaciones y se ocupa en Hesed de los asuntos relacionados con Netzah. OMAEL sitúa en nuestra morada filosofal 30 la esencia llamada Multiplicación que nos permite, a partir de la posesión de una semilla, obtener abundantes cosechas.

Cuando Hesed-Júpiter y Netzah-Venus unen sus fuerzas, todo se multiplica, se expande, tanto en el dominio de las ideas, como en el de los sentimientos y en el orden material, dando lugar al fenómeno de la abundancia.

Los puntos regidos por OMAEL serán pues lugares de multiplicación y de abundancia y todo lo que se haga bajo el impulso de este genio resultará extraordinariamente productivo, sobre todo en su 3º y 4º escenario, de modo que estudiaremos con mucha atención sus puntos de dominio, a partir de la posición de nuestro Sol, de nuestro Ascendente, y del resto de los planetas, y también a partir de cero de Aries, porque cuando un planeta transite por esos puntos o caigan nuevas Lunas en ellos, la abundancia no se hará esperar.

Conviene invocar a OMAEL para la creación de empresas o negocios y para la generación de criaturas, tanto en el dominio humano como en el animal y también para la plantación de semillas, ya que los árboles plantados en los días y en las horas de OMAEL serán exuberantes y las cosechas serán de una abundancia sorprendente. Los planetas que transiten por los grados regidos por OMAEL producirán un efecto de multiplicación en sus respectivos dominios.

Este genio sirve contra las penas, el desespero y para tener paciencia, dice el programa. El combinado Júpiter/Venus que ofrece OMAEL supone el más fuerte reconstituyente del zodíaco. No puede encontrarse mejor píldora de la felicidad que la aportada por OMAEL, de modo que los desesperados deben orientarse hacia personas que posean en sus temas fuertes dosis de este genio y en su compañía encontrarán de nuevo esperanza y alegría.

Los «omaelianos» son como píldoras ambulantes de la felicidad. En cuanto a la paciencia, ya se encontraba como virtud activa en el genio 7, que es el Serafín que contribuyó a la constitución de Netzah y el lector debe consultar lo que decíamos a propósito de él. Netzah/Venus tiene una relación directa con la paciencia que, como quedó patente, no es algo desprovisto de valores, sino que, al ser ejercida, aparecen ideas y sentimientos relacionados con aquello que es objeto de la paciencia y que aportan su justa solución.

Este genio domina sobre el reino animal; cuida de la generación de los seres, afín de multiplicar las especies y de perpetuar las razas, sigue diciendo el programa. En el aspecto humano, es un elemento de primordial importancia en la fecundidad, y por ello, las parejas con dificultades para tener hijos deberían utilizar los días y las horas de OMAEL y deben rezársele a este genio para que favorezca la generación. De las 9,40 a las 10 h. después de la salida del Sol será un buen momento para engendrar, y también cuando el Sol se encuentra en tránsito por uno de los grados regidos por OMAEL.

En el reino animal, los días presididos por el genio serán los más indicados para aparear a los animales para obtener los máximos resultados en vistas a su multiplicación. Pero, como decíamos al principio, esa fecundidad se extiende a todo lo creado, a los cultivos agrícolas y al mundo de los negocios. Lo que se haga bajo los auspicios de OMAEL se verá multiplicado porque sus legiones trabajan en la multiplicación; es decir, OMAEL sitúa sus agentes en aquello que se hace en sus días y sus horas para producir el efecto multiplicador, ya que nada se obtiene sin unos operarios trabajando en su elaboración.

Si almacenamos en nuestra Morada Filosofal correspondiente ese tipo de entidades, nos convertimos automáticamente en pequeños «Omaeles» y también conseguimos multiplicar aquello que tocamos, aunque no lo hagamos en los días y horas que rige el genio. El lector se preguntará como conseguir ese almacenamiento. El procedimiento siempre es el mismo, desear ejercer como multiplicadores; desear ser agentes de fecundidad.

El deseo canaliza hacia nosotros las fuerzas que deseamos, de ahí que los malos deseos resulten tan peligrosos, ya que introducen en nuestro interior las fuerzas del abismo especializadas en aquel tipo de energías y luego lo difícil es prescindir de ellas.

Este genio tiene influencia sobre los químicos, los médicos y los cirujanos. La persona nacida bajo esa influencia se distinguirá en la anatomía y la medicina, termina el programa. OMAEL no sólo influye en los procesos de multiplicación, sino en las personas dedicadas de alguna forma a ese servicio, las que mantienen en buenas condiciones la vida, las que la prolongan y las que restablecen el buen funcionamiento del organismo, de modo que debemos orientar a tales personas hacia el ejercicio de la medicina y de la química orgánica. Entre ellas pueden encontrarse los descubridores de medicamentos para combatir las enfermedades y, en este sentido, sus días y sus horas serán las más indicadas para tales descubrimientos.

La contrapartida de OMAEL:

El genio contrario es el enemigo de la propagación de los seres; puede producir fenómenos monstruosos, dice el programa. Cuanto más altas son las virtudes del genio de arriba, más bajas son las cualidades de su contrapartida del abismo. El OMAEL de abajo hará que el individuo se movilice en el combate contra la vida. Será un partidario acérrimo del aborto y buscará razones sublimes para justificar el que haya la menor cantidad posible de seres en el mundo. Su acción se extenderá al terreno animal y estará allí donde se sacrifican reses, será partidario de la limitación de la producción agraria. El atentado contra todo lo que es vivo adquirirá en él formas monstruosas que pueden expresarse mediante el genocidio y el exterminio en general. Será el gran exterminador y un peligro para quienes tengan trato con él, porque allí donde vaya lo acompañará la muerte. Su propia vida será corta, a menos que se produzca un cambio en su dinámica, ya que las fuerzas negativas están en desequilibrio dentro del hombre y sólo se mantienen en él mediante un constante esfuerzo, por parte del individuo, por mantenerlas.

Un planeta sobre los escenarios de Omael, formando malos aspectos, o cuando los reciba de otro planeta en tránsito, puede alumbrar esta espantosa figura y convertir el individuo en el ángel del exterminio. Cuando se forma un semi-quintil entre dos planetas sobre uno de los puntos de OMAEL, puede aparecer en el mundo ese furor destructor.


Recuerda que si te gusta la conferencia puedes realizar una aportación económica haciendo clic en el botón de abajo:



Espero tus comentarios y que compartas este enlace en las redes sociales.

Tristán Llop

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por realizar un comentario constructivo

Entradas populares